Caso clínico: Chinche, absceso por traumatismo

ANAMNESIS

Chinche ingresa a consulta debido a que presenta un dolor en abdomen generado por un golpe desde hace 15 días. Estaba comiendo poco y fueron a otra veterinaria y les enviaron Meloxicam en gotas durante 6 días pero no mejora, y el sábado anterior tuvo fiebre. El propietario reporta que cuando se intenta levantar le duele mucho la zona de las costillas y llora. Le sienten caliente la piel y le han visto un líquido extraño.

HALLAZGOS AL EXAMEN CLÍNICO

Al examen clínico Chinche presenta:

  • Temperatura: Temperatura rectal de 39.7 °C. 

  • Mucosas: Rosadas.

  • Condición corporal: 4/5.

  • Sistema tegumentario: dolor, calor e inflamación en el flanco y zona lateral izquierda.

  • Demás sistemas: Sin cambios patológicos aparentes. 

A la palpación se queja y se observa una pequeña secreción de pus en la zona afectada. Los propietarios llevan consigo los resultados del cuadro hemático obtenido del anterior centro veterinario, donde se puede evidenciar un cuadro infeccioso e inflamatorio debido a la elevada neutrofilia y monocitosis que presentaba al momento de la toma.

DIAGNÓSTICOS DIFERENCIALES

Los diagnósticos diferenciales que se formularon en el caso de Chinche fueron los siguientes:

  • Quilotorax por traumatismo. 

  • Fractura costal.

  • Absceso cutáneo.

De acuerdo al examen físico se le recomienda a los propietarios tomar una radiografía de control de la zona abdominal y torácica para observar si presenta alteración en algún órgano interno en vista latero/lateral. 

Durante la toma de las mismas, se coloca sobre la mesa a la paciente y se observa que luego de acicalarse, un pedazo de piel se cae instantáneamente y sale una secreción mucopurulenta con sangre. 

EXÁMENES COMPLEMENTARIOS

Las placas radiográficas de región torácica en vistas L/L derecha e izquierda no evidencian cambios patológicos. 

Se comenta a los propietarios de Chinche lo sucedido durante la toma de las placas radiográficas,  y se recomienda realizar manejo intrahospitalario inmediato para controlar la infección. También se le indica que al día siguiente será necesario sedar a la paciente para examen y limpieza profunda de la zona afectada.

También puedes leer: Caso clínico: Azabache, moquillo al acecho

TRATAMIENTO

Previo a la sedación de Chinche, se realiza premedicación con protectores gástricos y hepáticos, antibiótico terapia de amplio espectro (ampicilina + sulbactam; Metronidazol), además se administran analgésicos, antiinflamatorios y fluidoterapia intravenosa con NaCl 0.9%.

De modo que se comienza a manejar con protectores gástricos y hepáticos, antibiótico de amplio espectro se coloca combinación de ampicilina + sulbactam y Metronidazol, analgésicos y antiinflamatorios y fluidoterapía intravenosa.

Al día siguiente se realiza la sedación de Chinche, se observa la zona del flanco izquierdo afectada, y se confirma la presencia de un absceso de tamaño considerable que abarcaba una porción torácica y abdominal. Debido al tamaño de la lesión, es necesario debridar el tejido muerto y reavivar los bordes de la herida para conseguir una adecuada cicatrización de la piel.

Afortunadamente esta preciosa gatita solo tuvo afectación de la piel y no hubo compromiso de ningún musculo ni órgano interno.

La hospitalización tiene una duración de 3 días totales, dándose el alta con recomendaciones médicas.

Se envía fórmula médica con antibiótico, antiinflamatorio enfocado en tejidos blandos principalmente, protector gástrico, y limpiezas dos a tres veces al día con cloruro de sodio (suero fisiológico), clorhexidina, y estimulantes de la regeneración de tejido para potenciar la cicatrización; se les recomendó que la herida estuviera cubierta para evitar la infección.

EVOLUCIÓN

Los propietarios decidieron que se realizaran las limpiezas en el hospital para asegurar la mejoria, de modo que se acecaban a la clínica inicialmente cada 3 días, luego cada 5 días y cada 10 días. La limpieza en el hospital consistía en retirar la venda, limpiar con suero fisiológico, desinfectar con clorhexidina, lavar con agua de caléndula y nuevamente con suero fisiológico; secar bien con gasa esteril y aplicar una capa gruesa de fitoestimoline® gel. Posteriormente, se coloca gasa estéril cubriendo la zona y Cobán®.

Poco a poco, con la ayuda de nuestra pequeña Chinche, sus dueños y nuestros cuidados, su piel fue cicatrizando adecuadamente hasta cerrarse por completo (la cicatrización total duró aproximadamente 2 meses y medio), creció nuevamente el pelo y ella se encuentra muy bien de salud; sin rastro de enfermedad alguna.

Sus propietarios se encuentran muy agradecidos y contentos de que se haya recuperado completamente. Esta linda gatita volvió a jugar como antes y a ser la consentida de casa.

Si quieres conocer mas caso de éxito e información semanal de utilidad para ti y tu mascota, suscríbete a nuestro Blog.

¡Recuerda que todas las mascotas, son de RAZA!

Curiosidades de RAZA: Boston Terrier, enérgicos como ninguno