Caso clínico: Ibis, las peleas no son buenas
NombreIbis
EspecieFelino
SexoHembra
RazaDoméstico común
Edad4 años
Médico tratanteDra. Natalia Gil

Anamnesis

Ibis llega a consulta veterinaria debido a que la propietaria nota un abultamiento en la mandíbula inferior, que había ido creciendo desde la noche anterior, se encuentra decaída. La propietaria reporta que en los últimos meses ha presentado lesiones similares. Había sido llevada a otras veterinarias, donde le suministraron diferentes tratamientos. La paciente tiene acceso a exteriores y ha tenido peleas con otros gatos.

Hallazgos al examen clínico

Al examen clínico Ibis no presenta alteraciones en sus constantes fisiológicas, la única alteración que se puede evidenciar es una masa de consistencia dura a nivel del maxilar izquierdo, a la palpación presenta leve dolor en la zona, con ganglio local reactivo (sub mandibular izquierdo).

Exámenes complementarios

Se realiza punción con aguja de calibre 21G, con el fin de obtener algún tipo de material de la zona afectada.

Al ingresar la aguja se obtiene un contenido purulento de olor fétido. 

Dada la gravedad de la lesión se decide tomar muestras de sangre para realizar un examen prequirúrgico tipo 1 y placas radiográficas de cráneo con énfasis en hueso mandibular.

Diagnósticos diferenciales

Debido a lo característico de los signos y síntomas, los diagnósticos diferenciales que se formularon fueron los siguientes:

  • Absceso por mordedura.

  • Osteosarcoma del hueso maxilar.

  • Osteomielitis de maxilar izquierdo.

Tratamiento

Se le indica a la propietaria que dadas las condiciones de la lesión, se recomienda realizar manejo intrahospitalario, con la posterior sedación y anestesia de Ibis, para poder evaluar a profundidad la protuberancia en la región mandibular.

Se depila la zona lesionada, y se procede a realizar la limpieza profunda de la misma. Durante el drenaje y el lavado de la herida, se puede notar la presencia de tejido necrótico, por lo tanto se realiza un proceso de debridación (retirar tejido muerto), para permitir el crecimiento de nuevo tejido sano. 

El tratamiento planteado durante su estancia en hospital, fue a base de antibioticoterapia (Clindamicina y Metronidazol), con el fin de combatir el proceso infeccioso localizado. manejo del dolor y la inflamación con analgésicos como Tramadol y Meloxicam, y manejo de la herida con Clorhexidina, azúcar, sábila, crema Orenda® y vendajes con Fitoestimulina, 4 veces al día.

También puedes leer: Caso clínico: Angora, el milagro de vida

Evolución

La hospitalización de Ibis tuvo una duración de 8 días totales.

Se da de alta con indicaciones médicas a la propietaria, haciendo énfasis en las limpiezas de la zona lesionada 3 veces al día.

Se realizan controles médicos cada 2 días durante una semana, con la finalidad de evaluar el proceso de cicatrización de la herida. Posteriormente se agendan chequeos cada 8 días, por dos semanas, teniendo un control final a los 15 días.

Resultado del cuidado y la atención a las recomendaciones médicas por parte de su familia, Ibis presentó una recuperación óptima y completa de la lesión en su mandíbula, que fue causada por la mordedura de otro gato durante una pelea.

Agradecemos a la doctora Natalia Gil por ayudar en la recuperación de esta hermosa princesa, que hoy se encuentra en óptimas condiciones de salud en su hogar. 

Si quieres conocer mas caso de éxito e información semanal de utilidad para ti y tu mascota, suscríbete a nuestro Blog.

¡Recuerda que todas las mascotas, son de RAZA!

Desmintiendo 10 mitos sobre perros y gatos