¿Cómo mantener la salud de tu animal viejito?

En los últimos años los tutores de animales han aumentado su interés por el bienestar y salud de los perros y gatos, gracias a ello nuestros compañeros de cuatro patas llegan a una edad más avanzada.

¿Cómo sé si mi peludito ya es geriátrico?

El organismo de los animales al igual que el nuestro, pasa por cambios progresivos e irreversibles a medida que aumenta la edad, tales cambios que ocurren de forma natural llevan a la etapa de la vida conocida como edad geronte, la cual varía según el tamaño y raza, en resumen las tallas pequeñas tienen una expectativa de vida mayor a la de los perros de mayor tamaño; en cuanto a los gatos se consideran geriátricos a partir de los 15 años.

Es importante que como tutores conozcamos que nuestro perro o gato está en la edad geriátrica para tomar medidas con las que proveamos una buena calidad de vida.

¿Cuándo debería visitar al veterinario?

Muchos de los cambios orgánicos que ocurren llevan al desarrollo de patologías que no son muy evidentes para los tutores, y algunas de estas alteraciones pueden llevar a problemas graves en la salud de nuestros peludos. Al no poder hablarnos y contarnos qué les sucede, es ideal que los animales geriátricos asistan a consulta médica 2 veces al año para que el veterinario reconozca las alteraciones que puedan existir, se realicen los exámenes que sean pertinentes y, si es necesario, se otorgue el manejo terapéutico adecuado.


¿Qué enfermedades podría tener mi viejito?

Los diferentes órganos del cuerpo van envejeciendo al ritmo que envejece nuestro peludo, por esto, algunos sistemas pueden empezar a fallar. Dentro de las alteraciones que se pueden desarrollar con la edad encontramos:

  • Enfermedad renal 

  • Insuficiencia hepática

  • Enfermedad cardiaca

  • Enfermedad periodontal

  • Alteraciones hormonales como el síndrome de cushing.

  • Alteraciones en la locomoción

Una de las condiciones que se presenta con mayor frecuencia en los animales geriátricos es la enfermedad degenerativa articular o artrosis, la cual se desarrolla principalmente en cadera, rodillas y codos; también, se puede desarrollar en las vértebras de la columna, generando dolor a nivel de la espalda de nuestros peludos. La artrosis no es un problema que pueda originar el fallecimiento, sin embargo causa alteraciones en la movilidad que pueden llegar a ser graves y por lo tanto perjudican en un grado importante la calidad de vida de nuestros compañeros de cuatro patas.

El proceso degenerativo de la artrosis genera dolor e inflamación y causan en nuestros  peludos geriátricos:

  • Dificultad para incorporarse

  • Rechazo a caminar (sedentarismo)

  • Debilidad o cojera de brazos y piernas (principalmente piernas)

  • Agresividad al tacto en lugares específicos

  • Agresividad con otros perros

  • Pérdida de masa muscular

  • Sobrepeso por ganancia de grasa corporal y sedentarismo

¿Cómo favorecer el bienestar de nuestros animales gerontes en casa ?

Bajo la asesoría por parte de un médico veterinario y luego de hacer un manejo de enfermedades existentes, algunas de las medidas que se pueden tomar en casa son:

  • Administración de suplementos y vitaminas que ayudan a proteger y mejorar el sistema musculoesquelético y nervioso (siempre bajo la guía veterinaria)

  • Uso de zapatos o tapetes antideslizantes en los principales lugares de permanencia, para facilitar que se levanten luego de estar acostados.

  • Evitar que nuestros animales permanezcan en zonas de la casa frías.

  • Poner el alimento y agua a la altura de los hombros acompañado de un tapete antideslizante, esto brinda mayor comodidad al momento de alimentarse,  permite que la columna esté mejor alineada y favorece un paso adecuado a través del esófago.

  • Prohibir el salto hacia o desde camas o muebles, a través de premios se puede enseñar a que nuestros perritos suban y bajen por medio de rampas o escaleras.


¿Cómo puede ayudar la Fisioterapia?

Debido a los problemas en la locomoción que pueden surgir por las alteraciones mencionadas y con el fin de brindar mayor bienestar y calidad a nuestros perros gerontes podemos apoyarnos con los profesionales en kinesioterapia y fisioterapia.

Algunos de los beneficios que se obtienen del manejo fisioterapéutico y la realización de ejercicios pasivos y activos, son:

  • Desinflamación y disminución de dolor.

  • Relajación muscular y de otros tejidos.

  • Mejor llegada de nutrientes a las articulaciones

  • Mantenimiento y mejoramiento del movimiento articular.

  • Disminución del sedentarismo.

¡Ellos no se rinden, nosotros tampoco!

¿Entre más gordito más bonito? El sobrepeso un enemigo silencioso